miércoles, 15 de junio de 2022

 .

El pasado 15 de mayo, algunos compañeros me "felicitaron por el día del maestro" y, de alguna manera, se aferraron a llamarme así a pesar de yo no ser catedrático ni mucho menos pues, no que yo recuerde, he dado alguna cátedra que se considere como clase tal.
Y es que han transcurrido al menos veintitantos años que me siguen llamando así... mas, creo recordar, de dónde viene esto (pues siempre les respondo que "no soy maestro").

Alguna vez, trabajando en un piano bar, fui contratado como guitarrista. El lugar ya contaba con su respectivo pianista (o tecladista) - muy bueno por cierto - mas, una de esas noches, decidió renunciar y, el nuevo pianista que ocupó su lugar, me permitió sugerirle algunas armonías conforme interpretábamos algunos temas bohemios.

Sincerándose años después conmigo, dicho pianista me confió que gracias a mi manera de charlar y proponerle musicalmente fue que aceptó ser una especie de "alumno" conmigo... dándome así (y sólo para él) el mote de "maestro". Otros amigos del medio se sumaron a llamarme así pues le escuchaban a éste repetirlo constantemente dirigiéndose a mí y frente a ellos.

Pero, por otro lado, recibí una felicitación también de un compañero músico conocido mucho tiempo antes de lo ocurrido con éste pianista que refiero... y, su comentario me llenó de ternura pues, éste objetaba en su felicitación, que aprendió mucho de la vida desde mí...
Lo "extraño del asunto" radica en que, yo le conocí y convivía con él, cuando apenas tenía veintitrés años de edad... y la verdad, no puedo y sigo sin creer, que me "haya aprendido" algo a mi corta edad ni mucho menos cuando cometí algunas faltas humanas graves que trocarían en un futuro todo mi entorno y entender.

Quiero creer que, él, es una persona extremadamente sensible y sencilla que, a su parecer, yo le instruí en cierta medida y manera para su vida y, eso, me ha tocado el alma al momento de él comentarlo.


Con todo esto no cabe duda que, aún sin quererlo, podemos ser "maestros" de alguien sin siquiera percatarnos; "enseñar" desde nuestra propia trinchera o instruir a quien sólo observa sin un fin catedrático... sólo viviendo.

sábado, 14 de mayo de 2022

 .

Quisiera llamarlo "mágico" este despertar con el rayo de luz de luna sobre mi rostro...

Quisiera llamarlo así porque me volvió a infectar y a colmar de hermosos recuerdos de tu figura en total desnudez bañada con dicha luz...
No "provenía" de alguna cita con Morfeo, ni "demandaba" entonces al tiempo presente alguna remembranza tuya para alimentar mi sentir basado en nuestro pasado.

Tampoco mi despertar provino de un sueño húmedo, Selene sencillamente quiso traer toda esa vorágine hasta mí a sabiendas que, juntos, hicimos de las nuestras bajo su hermoso fulgor...
Y quiero llamarlo "mágico" más que extraño pues, si bien casi siempre mi recuerdo está depositado en ti de alguna manera, no creo que exista algo superior a este remembrar apoyado de la luna.

Nuestra infinidad de citas íntimas, ese rozar de tus pies con los míos, el brillo de tu cabello, el maravilloso tono de tu piel con dicha luz... tu adorado perfil.
Más que una lágrima asomar, mis ojos perdieron el sueño, mi respiración se detuvo algunos segundos, el silencio del exterior inundó el entorno y la cama lució más enorme e inútil que nunca sin tu presencia...


Quisiera llamarlo "mágico" este despertar con el rayo de luz sobre mi rostro... aún sin amanecer, aún sin  provenir desde Morfeo... con todo tu recuerdo latente, con toda la complicidad volcada y sin una lágrima derramada.

miércoles, 13 de abril de 2022

 .

Llegará el día en que amanezca con menos sol y entonces adivinarás (al igual que yo) que estamos entre nubes que, aunque haya bruma, la luz se filtrará desde cualquier recoveco celeste y deseará tocar la tierra... la misma tierra que pisamos juntos o que recorrimos envueltos en sueños.

Llegará el día en que caiga la tarde y te envuelva (al igual que a mí) la oscuridad sabiendo que de cualquier manera habrá de amanecer... y desearás entonces hacerlo a nuestra usanza... a esa manera particular que alguna vez tuvimos.

Llegará el momento en que un carruaje de recuerdos cabalgue hasta ti (y hasta mí) con estruendoso galope, se observe el polvo detrás y sólo eso quedará... mas no con desdén, no con enfado, no con descobijo, sino con toda la experiencia encima. Entonces volverás a esbozar esa sonrisa cómplice.

Llegará el momento en que ni las horas te pesen, las llagas del tiempo te parecerán sutiles marcas en el rostro o en tus manos y caerás en cuenta de qué tanto hicieron en alguien, en el entorno, en tu mundo... aquel que compartiste conmigo y que te orilló a cederlo todo por mucho menos que amor.

Llegarán los sueños, las imágenes, las miradas perdidas como si se hubiese detenido la vida, las sensaciones, las canciones... y, sin mediar palabra alguna, una lágrima te delatará mostrando a todos tu lado sensible pero definido; tu lado afable y con desinterés.  Tu lado amoroso, el de siempre.


Llegará, tenlo por seguro que llegará y, así sin más, quizá nos volveremos a encontrar y entonces la sonrisa o la mirada entrelazada no sólo será tuya o mía, será de mil colores que todo este transcurrir de los años nos habrá marcado como el uno que fuimos.

jueves, 10 de marzo de 2022

 .

...y ahora, dejar vestigio de mi decepción por motivo de guerra cuando, en cada latitud, se desarrolla una más, una nueva, una incoherente que continúa u otra que apenas está gestándose para que la indiferencia aflore, para que la estupidez florezca, para que la discordia perdure, la razón se pierda y la insensatez prevalezca.

Ese sumergirme cada noche en sueños que Morfeo arrastra con suma delicadeza y que termina por hacerme despertar sin más que descontrol sentimental mientras, el reloj, continúa su circular y se hace sonar cada quince minutos augurando el nuevo amanecer que no vendrá por fuerza acompañado de cordura.

Ese llanto apagado, silencioso, que vuelve a mostrarse a pesar de tener frente a quien "no merece" conocer mi dolor o mi decepción, mi poco escarbar por la vida o mi sueño truncado.
Ahí, donde las voces se dejan escuchar y acallan el sollozo, la canción asoma desde la guitarra y la audiencia dispersa no logra conectar con el amor o el simple sentir.

...y luego, dejar vestigio de la inmadurez por motivo de "guerra de barras futboleras"... demostrando que, en este país y bajo estas muestras absurdas de rivalidad, la prueba de falta de 'deportivismo' y educación es más que evidente... a pesar de las fechas y gracias al fanatismo atarantado, mal encauzado, falto de criterio y guiado en contra de la integridad humana.

Mientras, en otras partes de nuestra misma nación, algunos pocos tienden a apropiarse de los bienes ajenos, de parte del territorio para dejar en claro que éste cártel o aquel tiene más poder qué demostrar en pro del caos, la injusticia, el robo o el simple interés económico...


Por tanto, dejar aquí en claro que terminamos siendo una verdadera porquería de país con entes que carecen de principios básicos de vida, de libertad, de opción o de ideología...
Lastima todo ello, y lástima de estar aquí abogando, mirando impávido, cantando a sabiendas que hay personas muriendo por defender su derecho a vivir sin que, quienes tienen en su poder el resarcirlo, hagan algo en pro de la erradicación o el control...

No quiero escribir "puta vida!"... y ya lo escribí.

domingo, 20 de febrero de 2022

 .

Muchas, muchas veces sólo llegué a necesitar tan sólo esa mirada tuya para entablar una lasciva conversación silenciosa...
Ahora, ya podría ser "riesgoso" el poder siquiera mirar a una mujer en el metro o en el transporte público que pueda despertar sensualmente algo.

Algunas más, requerí de observar a detalle tus pies calzados en hermosas zapatillas para dar rienda suelta a mis hormonas sexuales...
Ahora, será "riesgoso" el poder siquiera clavar unos segundos la mirada en otros femeninos.

En muy repetidas ocasiones... tus manos... tu cabello, o el simple mirarte embelesada o sumergida en algún texto, un juego, cierto programa... qué decir del mirarte dormida.
Ahora, será casi tajante y definitivo el no mirar, no decir, no insinuar... y terminar yendo cabizbajo al andar pues, será "riesgoso" el que se pueda malinterpretar algún atisbo no deseado o consensuado.

Alguno que otro día, cantando, me he preguntado si realmente debiera seguir cantando al amor...
Habrá qué cantar ahora a la indiferencia? ...al acallar a la bestia interna? al romance frustrado? al silencio mismo e indiferencia que nos deberá supeditar cada que salimos a algún recorrido citadino?


No, no estoy para nada arrepentido de todas esas veces que pude disfrutar la silueta femenina, su aroma, su garbo, su simple andar, su selecto vestir, su cabellera, su color de piel e, incluso, sus pensamientos plasmados en texto en cualquier plataforma social electrónica...

Soy, por fortuna, muy dueño y controlador de mis actos e impulsos salvajes pero, me dolerá en el alma, sólo poder volar en imaginación ya (y por sólo segundos) y no poder exteriorizar de alguna forma lo que ellas provocan en mi heterosexual gusto... pues no, no es que lo gritara a los cuatro vientos o lo hacía notorio cada que sucedía era quizá que un suspiro pudiera delatarme, una palabra "clave", un silencio abrupto o el observar hacia otro lado para no desgarrar más lo lascivo que anida en mí.

Quieres llamarme "puerco"? cerdo? ...supongo que la sinceridad no es sinónimo de algún animal... y, sí, el instinto que mueve ese termómetro sexual.

sábado, 22 de enero de 2022

 .

Sé que me lees, mas ya no tan a menudo como antes...
Que "he pasado a otro término" en lo que a mis escritos refiere.  Que cuando menos lo esperas se lee aquí el regaño, la desventura, el quebranto o quizá la desdicha y decepción.

Sé, que cuando recurres a este espacio lo haces de manera un tanto temerosa, por costumbre o simple morbo y sueles recurrir a los recuerdos para conciliarte con el comentario, para la búsqueda del exhorto y así no adentrarte tanto en el sufrimiento de un pasado.

Sé que te aferras a este presente de manera sutil pero firme, que intentarás sufrir el menor daño posible y casi rogar que tu nombre no aparezca al calce del texto cuando de grafías grises se tiñe el comentario o el ensayo escrito.

Sé que me lees...
Sé que seguirás llevando contigo parte de esta "maldición" vivencial y quizá optarás por hacer caso omiso al tono, a la secuela, al destello o al retroceso de los hechos que nos han orillado a lo que somos...
Pero, sabes y sé, que juntos lo dibujamos en el tiempo y lo hicimos real.

Sé y sabes de lo valioso en que se convirtió, en lo profundo que llegó a formarse, en lo inigualable y jamás soñado que se trocó... Sé y sabes que ambos estamos conscientes de los hechos,  de esos maravillosos hechos que terminaron por dejarnos marcados para siempre.


Sé y sabes que juntos lo logramos, que la distancia no es más que eso... que será en definitiva imborrable y perdurará por siempre porque fue bello, real, constante... casi divino.
Sé y sabes que lo hiciste conmigo y que lo hice contigo, que me conoces y te conozco y será casi imposible superarlo con quien se acerque tanto a ti como a mí.

Año nuevo, vida nueva para ti! ...que yo, cargado de toda la que me diste, me basta para sentirme vivo hasta mi muerte.

domingo, 19 de diciembre de 2021

 .

Hacía tiempo que "no me sucedía" el estar frente a la pantalla blanca del Blog sin saber cómo iniciar pues, por lo general, existe bastante qué decir o qué compartir con ustedes de lo acontecido, lo imaginado o lo meditado... esta noche sucedió.
Pero, vuelvo, no es porque no tenga qué decir... sino porque aún no decido cuál de los tópicos que traigo en mente deberá formar parte de este legado cibernético.

Uno, de los más trascendentes, pudiera ser el que (por primera vez trabajando en Guitarras Caro y Topete) un comprador me ha tildado de ser el peor vendedor y el colocar en él la enorme duda de la confiabilidad del negocio en sí... extraño?
Y pues, me puse a hacer encuesta.
Decenas de ventas me respaldan y la mayoría de los clientes han quedado satisfechos con mi asesoría y trato personalizado en casi todas las aclaraciones, compras a distancia (bien sea telefónicamente, vía Internet) o locales... La excepción es César Casiano.

Y, aquí sí me voy a permitir el colocar un correo electrónico que envió a nuestro negocio donde se lee profundamente molesto en apariencia a raíz de que no le pude contestar mi celular en dos ocasiones:
La primera, mientras hacía en tienda una venta de más de cincuenta mil pesos y, la segunda, debido a que estaba haciendo música en uno de los casinos locales donde laboro en horario diurno.
Si bien lo único que le dije (deteniendo mi interpretación musical en ese momento) fue: "César, perdona, estoy trabajando. Te marco en un rato". Y corté la comunicación sin mediar más diálogo con él.
Mi presentación apenas iniciaba y no fue sino hasta dos horas después que le pude contestar vía WhatsApp... cosa que al parecer lo decepcionó y enardeció más. Fue entonces que decidió "quejarse" sentidamente con "alguien" especializado en "atención a clientes" de la tienda Caro y Topete.
Por otro lado y, a juicio de todos los que laboramos ahí (luego de exponer el caso con lujo de detalles), nunca entendimos el trasfondo de su misiva y jamás supimos el de aquella llamada directa a mi teléfono pues ya se le había especificado con lujo de detalles los costos, características físicas del instrumento y el tiempo de entrega.

Me llevaría "un buen de texto" el intentar dar alguna introducción a todo este menester que aún no concluye pues, la guitarra que adquirió con nosotros, no ha sido (a esta fecha) saldada en totalidad o entregada.

sic.

A quien corresponda.

Buena tarde, escribo el presente correo por una situación que me tiene un poco inquieto, me explico con toda la claridad que pueda ofrecer.

El pasado 28 de octubre de 2021 hice un deposito de $ 5,000.00 para pedir una guitarra manouche DB950, las guitarras que se producen en Caro y Topete son hermosas y estoy seguro que la calidad debe ser igual de buena, y estoy seguro que la guitarra quedará excelente, pero ese no es el motivo por el cual escribo.

La razón es porque el día de hoy hice una llamada a la persona que me atendió y que francamente ha sido bastante grosero en su trato, tanto es así que no pude aclarar más mis dudas sobre el asunto de las especificaciones de la guitarra debido a que según sus palabras él no podía “mandar a volar a un cliente que le dejaría” una cierta cantidad en oposición a la corta suma de dinero que implicaba la guitarra que yo estaba pidiendo, pero la verdad es que por supuesto mi intención no era que “mandar a volar” a nadie, yo lo que quería era un poco de atención para realizar el pedido, no obstante acepte porque realmente me interesa mucho la guitarra y estoy seguro que después de lo que esta persona Eduardo Ulloa (me parece) me dejo bien claro, pues la importancia de un pedido como el mio es menor, igual acepte aunque para ser sincero, $ 9,500.00 para una guitarra no me parece una suma desdeñable y menos aún para una persona que no se dedica a la música, mantengo mi posición, el trabajo que se realiza en el taller me sigue pareciendo magnifico y el costo no es un tema, por la misma razón ni siquiera hice un atisbo de regateo, y la verdad no veo por qué merecería yo un trato como el que voy a describir.

El día de hoy, 8 de noviembre de 2021 hice una llamada al numero que encontre en internet (33 11544623), porque para ser honesto quería preguntar sobre cualquier noticia o si es que me podría ofrecer alguna fecha de entrega, alguna orden de compra, etcétera… entonces cuando la llamada entro comenzó una musica de fondo y después de 10 minutos de esperar colgué, 20 minutos después volví a llamar y esta persona me contesta y sin dejarme hablar y en un tono francamente grosero me dice “cesar estoy trabajando” y me cuelga el teléfono.

La verdad es que me parece muy ofensivo de parte de este señor, yo le llamaba por un motivo de SU trabajo y mi relación con el es comercial y laboral, yo no tengo ni me interesa tener ningún tipo de relación de otro orden con esta persona y no veo porque tendría que permitir que me hable de esa forma.

Después fui a Facebook y pedí un numero de contacto para hablar de lo sucedido, adjunto las imágenes de las conversaciones.

La verdad me deja un muy mal sabor de boca la atención que he recibido de esta persona, porque independientemente del monto que implique la compra que estoy haciendo el respeto en principio como persona y posteriormente como cliente no tiene por qué ponerse en prenda, entonces llame al numero que me dieron en Facebook 33 ****0528 y hablé con Daniel Castañeda quien tuvo una actitud totalmente distinta para bien y le pedí un correo para dejar este asunto como antecedente.
 
La primer llamada que hice fue a las 14:22 y no fue sino hasta las 17:05 que el señor Eduardo me contesto solamente para decirme que me comunique con la tienda, igualmente adjunto la conversación, y me dijo que estaba trabajando en una cosa diferente y que es músico y no sé que más, una serie de cuestiones que a mi me tienen absolutamente sin cuidado porque no son de mi incumbencia y supongo que el numero que me dio es personal, pero es que él fue quien me dijo que me comunicara a ese numero.

No creo que sea forma de tratar a un cliente, y sí quiero dejar esto por escrito porque de ningún modo voy a aceptar que se me trate de esa forma.

Me llamo Cesar y mi teléfono es ******7451, si a alguien le interesa este asunto (cosa que doy por hecho) si me gustaría algún tipo de respuesta al respecto, porque me interesa mucho la guitarra, pero no me interesa más que el respeto que me merezco.

Muchas Gracias y buenas noche.
__________________________

Obviamente, el señor acompañó su misiva electrónica con capturas de pantalla que, para su desventura, desmienten parte de lo que él objeta en su texto y, añadiendo más "leña al fogón" la frase correcta de aquella tarde fue: "César, estoy trabajando; luego te regreso la llamada".
Por qué subrayo esto? porque si sencillamente alguien te responde así, lo más coherente e inteligente es que deberás esperar a que tu interlocutor esté en condiciones de atenderte (incluso, el número telefónico que dice ser de Daniel Castañeda es incorrecto).
O sea, mi hermano, el derecho, mi derecho de réplica, es también sumamente valioso como tu "intento" de desvalorar a una persona con tus equívocas aseveraciones textuales.

Lo que sí es de "admirar" es que, César, no es "una persona común". Se trata de una persona letrada, conferencista, con buen uso del lenguaje y una redacción aceptable (a medias), que escucha trova y se jacta de ser educado (sin tomar en cuenta ciertas publicaciones suyas en su muro personal de Facebook donde "se agarra" de otros autores para hacer simples citas, observaciones existenciales y/o emocionales... mas, muy en el fondo puedo creer, que sólo lo hace porque carece de palabras y frases propias pues incluso, hacia su pareja, se dirige con textos de canciones de Silvio Rodríguez).


Con todo esto, tanto yo como otras personas hemos resumido que: la educación, el conocimiento y la lectura no propiamente están ligadas a la inteligencia.

miércoles, 10 de noviembre de 2021

 .

Estuve (y aún quizá estoy) al punto de publicar en este espacio una carta definitiva hacia ESTAFETA (una empresa de mensajería-paquetería que también presta su servicio en este bello México) debido a las tantas y tantas fallas que ha presentado a lo largo de mi laborar en casa Caro y Topete (guitarras).

Pues resulta que, desde junio de 2021 pasado, estoy intentando dar seguimiento a un reclamo por haber roto una entrega hacia Estados Unidos de Norteamérica [la cual por cierto nunca llegó pues, para fortuna nuestra, los propios empleados de la empresa en cuestión y al mirar ellos el paquete destrozado (al igual que su contenido) tuvieron la amabilidad de llamarnos por teléfono y preguntar si entregarían así dicho paquete. La respuesta de nuestra parte por obvias razones fue negativa y fue retornado a su lugar de origen].

Cabe aclarar en este espacio que no es la primera ocasión en que, desgraciadamente, ya han entregado dos más de nuestros envíos en pésimas condiciones físicas (y a pesar de que ellos mismos se han percatado del daño evidente tanto del empaque como del producto interno) lo que nos ha llevado y orillado ya en definitiva a optar por reclamar al menos el costo del envío que, por cierto, resulta ser algo oneroso.

Pero... he aquí el "viacrucis" que me han hecho pasar pues, de pronto "aparecen o hacen aparecer" cláusulas que sólo ellos como empresa colocan y que absolutamente ninguno de los usuarios conoce pues, estoy seguro, que ni en "letras pequeñísimas" aparece en la orden o ticket de envío.
Y comienzan a pedir comprobantes absurdos que muchas empresas pequeñas realmente carecen de ellos... que si esto, que lo otro, que captura de pantalla con precio del producto fiscalizado, que una carta de deslinde, que factura del producto y número de serie, que si aquello... eso y más cuando ya se me había enviado una carta con más de siete puntos a recavar y que, correctamente y en su momento, terminé por y enviarlo vía correo electrónico.

Ya como un "plus", recibí dos llamadas de dos personas diferentes que estaban dando seguimiento a mi caso (allá por principios de octubre de este mismo 2021) y que, a mi parecer, era absurdo que triangularan mis datos, papeles y/o archivos electrónicos... mas al menos, dichas llamadas fueron la mejor de las muestras "de cariño y atención" que la empresa pudo tener hacia mi persona quien, a nombre del titular, dio seguimiento a todo el reclamo de reembolso.

Y, así como un simple extra, tengo la cualidad textual (escrita) de ser algo duro (sarcástico y despiadado, según mi esposa), de "dar en el punto crucial o sensible", de repasar una y otra vez cada texto que redacto con el fin de que quede lo más claro posible cualquiera de y, de seguir en este desorden creado por ellos mismos (reitero: ESTAFETA), publicaré aquí la carta de hartazgo que me obligaron a redactar (...con el perdón que me merece quien la recibió pues, él en específico, no es el culpable en absoluto de todo este menester y que, a la fecha que escribo aquí, aún no me es consumado el reembolso pertinente).


Por desgracia no es la primera vez en que me apoyo en las letras tajantes y llanas para desahogar mi frustración o la injusticia... pero lo volveré a hacer cuantas veces sea necesario para intentar poner orden, al menos, en mi integridad mental, temperamental o eufórica pues, si ya me han hecho pasar corajes, que al menos se enteren que realmente los padecí.

Fin (parcial) del comunicado.

miércoles, 13 de octubre de 2021

 .

No habrá sorpresas en lo sucesivo.
Así inició la travesía colmada de vídeos en mi canal de YouTube. Y de pronto un par de detalles, el más sobresaliente a la fecha, el que me envía la esposa del autor de cierto cover que realicé allá por 2016 y que, probablemente, hasta ahora fue que lo vio en compañía de y que, según sus palabras, está mejor que muchos otros que pululan la red.

No deseaba sorpresas en lo sucesivo.
Así inició la travesía colmada hoy de escritos en cada uno de mis blogs y donde, cada dédalo, encierra profundo sentir, experiencias, bocetos literarios, sueños y/o pensamientos en general. Y, de pronto, un par de detalles que has exteriorizado hacia el mundo refiriéndote a ellos donde "no me haces partícipe" y sólo juzgas o señalas.

No deseaba sorpresas en lo sucesivo.
Así inició la travesía de mi composición y que hoy día ya rebasa las diez docenas en su haber y donde, desde lo más profundo de mi amor, mi entereza y mi sentir, he intentado dar forma musical a lo intangible, a lo simbólico o a lo inasible. Y, de pronto, un par de ellos se asoman después de catorce años de no hacerlos, de no ir más allá del día, de lo vivido, de lo ya conocido.

No deseaba sorpresas en lo sucesivo.
Así inició mi estadía en las redes sociales y desde donde más y más contactos he tenido, casi todos ellos, viejos conocidos u otros nuevos que se suman con cada semana, cada mes o muy esporádicamente. Y, de pronto, la sorpresa de saberte "un tanto olvidado" gracias a ciertos logaritmos de las propias redes, de cambios en las políticas y el deseo de lucro por parte de los dueños.


Quizá mamá no deseaba sorpresas indeseables en su vida... quizá tú también estés en espera de ninguna desagradable.  Mas, sabrás de cierto, que cualquier cosa que hagas, cualquier actitud que adoptes, cualquier actividad que realices, acción o no acción, seguro te "traerá sorpresas" sin siquiera desearlas.
Habrá, pues, alimento especial, mundano o social que deja de ser cotidiano y que se asoma con cada viro del dédalo.

domingo, 19 de septiembre de 2021

 .

Ciertamente ya no soy el mismo que hace algunos buenos años.

Allá, cuando creía que podría gustar con mis escritos o mi música y, después del después, las letras que más he deseado fueran leídas han estado más que ausentes a los ojos de quienes importa y, mi música, ha terminado por gustar más a hombres que a mujeres en un porcentaje exageradamente elevado.

Ya no soy aquel que intenta soñar despierto. La vida misma se encargó de ponerme "en orden" con algunas ideas (no todas) y, otras, han seguido tropezando entre los demás que (como dicen muchos) deberían "buscarse su vida" y no fijarse demasiado en la de los demás.

Mi preocupación ha terminado por devastar lo ya preocupante, mi economía sencillamente se ha ido al traste y, aunque no falta para el alimento básico, sí, aquellos que dependen de mí, ya han tenido que tomar un viro más que apremiante para vida de mantenerse con vida... cosa que suma preocupación a lo ya preocupante.

Más cansado día a día de mensajes y/o frases de motivación, de otras con carácter meramente romántico o amoroso, de canciones dirigidas a quienes no entienden o no quieren escuchar, de posturas grupales que sólo orillan a la desgana y, en mi observar, prefiero dejar que todo se suscite.

Y es que "los buenos años" pareciera que ya no son para mí. Resulta más grato observar cómo la juventud impera, se mueve, gesta, sueña, añade, lucha, despierta...
Aquellos años, supongo, también fueron míos y los viví como maravilla al despertar, como precipitación al vacío en un buen sueño o cual viaje vertiginoso con la sonrisa a flor de.

Y es que ciertamente ya no soy el mismo que hace algunos mejores años...
Hoy "sólo son años" e intento, intento e intento sin lograr más nada... sumando más crítica, más caras molestas por alguno de mi proceder, frases negativas desde cualquier fuente mientras que, yo sólo pido, que se enfoquen, que no porten estupideces ni cosas negativas que los distraiga.


Llegará el momento en que pueda quizá escribir más sensato acerca mío, más coherente con la vida, más acorde con la necesidad del amor, con menos nostalgia o sin tanto resquemor hacia aquellos quienes me han señalado o he lastimado.

Llegará un momento... que, lamentablemente, tal vez no sea pronto.